5 Beneficios del Entrenamiento de Fuerza para la Salud Mental

La salud mental es tan importante como la física, ¡y el entrenamiento de fuerza puede ayudarte a mejorar ambas! Te contamos todos los beneficios para la salud mental de hacer ejercicio para un mejor bienestar.

5 Beneficios del Entrenamiento de Fuerza para la Salud Mental
María Rubio María Rubio
7 min read

Es muy común asociar el ejercicio con la salud física porque es en lo que generalmente se enfoca, y es de lo que la mayoría de la gente habla cuando hace ejercicio, pero ¿sabías que la salud mental también puede beneficiarse mucho del ejercicio? Tanto si eres una persona que lucha contra la depresión o la ansiedad, como si sólo quieres experimentar una sensación de logro en tu vida diaria, el ejercicio es una forma estupenda de dar a tu cerebro algo de tranquilidad y ayudarle a centrarse sólo en lo que está ocurriendo en ese momento sin dejar que tu mente divague.

Es posible que ya estés familiarizado con determinadas actividades relacionadas con la salud mental, como hacer yoga o trotar al aire libre, pero hacer ejercicio en general, independientemente de cómo lo hagas, puede hacer maravillas para tu bienestar y mejorar tu calidad de vida. Es bien sabido que el entrenamiento de fuerza es la mejor manera de desarrollar la masa muscular y hacer que los músculos sean más grandes y fuertes, pero no se habla lo suficiente de sus ventajas para la salud mental... ¡Y son muchas! Vamos a repasar los beneficios del entrenamiento de fuerza para la salud mental, para que entiendas por qué te hace sentir bien y cómo puedes utilizarlo para tu beneficio mental, de modo que puedas empezar a entrenar la fuerza en el gimnasio o en casa para conseguir algo más que un cuerpo esculpido.

Reduce los síntomas de la depresión

La depresión no es divertida y es algo con lo que muchas personas luchan. Incluso si normalmente vives una vida feliz y sólo estás pasando por un momento difícil, los sentimientos de tristeza y los pensamientos negativos pueden ser increíblemente agobiantes para tu salud mental, y luchar contra ellos puede ser difícil. Los síntomas de la depresión pueden ir desde sentirse triste y cansado hasta tener problemas para dormir, comer y, en general, para pasar el día, pero se ha demostrado una y otra vez que el ejercicio es eficaz para mejorar la salud mental, y se han realizado numerosos estudios y ensayos clínicos, especialmente sobre el entrenamiento de fuerza y resistencia y el papel que desempeñan en la reducción de los síntomas de la depresión.

Un meta-análisis publicado por la revista JAMA Psychiatry estudió los efectos del entrenamiento de resistencia en la depresión y descubrió que el entrenamiento de resistencia puede reducir significativamente los síntomas de la depresión en adultos, independientemente de la cantidad total de ejercicio realizado, de la mejora de su fuerza o incluso de su estado de salud. [1] Otro estudio sobre adultos mayores realizado por la revista Neuropsychobiology descubrió que añadir el entrenamiento de fuerza en una intensidad moderada a su tratamiento habitual promueve una mayor reducción de los síntomas del trastorno depresivo mayor. [2] Estos estudios nos ayudan a comprender cómo el entrenamiento de fuerza y resistencia puede beneficiar a la salud mental sólo por ser una actividad física que aleja la mente de otras cosas, ya que el volumen de ejercicio o las ganancias no tuvieron ningún impacto en los resultados. El simple hecho de levantar pesas y mover el cuerpo puede ser suficiente para mejorar significativamente el estado de ánimo. Además, se ha descubierto que el entrenamiento de fuerza (y el ejercicio en general) desempeña un papel importante en la función cognitiva, potenciando la memoria y las habilidades de pensamiento, que a menudo pueden verse afectadas debido a la depresión y la ansiedad. Esto nos lleva al siguiente punto...

Alivia la ansiedad

La ansiedad puede derivar de la depresión o puede ser un problema completamente independiente, y no tiene por qué ser crónica. Todo el mundo puede experimentar ansiedad en cualquier momento de su vida, ¡porque la vida diaria puede ser estresante! Si tienes un trabajo exigente, estás estudiando para un examen importante, o si simplemente estás intentando planificar las vacaciones perfectas, sentir ansiedad por cosas que puedes o no puedes controlar puede ser muy agotador. Para muchas personas, aliviar su ansiedad significa relajarse, ver su programa favorito, entretenerse con un juguete o tomarse un momento para salir al aire libre y respirar un poco de aire fresco; y entre estas actividades, también está el ejercicio. El entrenamiento de fuerza y resistencia para reducir la ansiedad es una gran manera de mantener la mente alejada de lo que te preocupa, y esto ha sido respaldado por numerosas investigaciones a lo largo de los años. Además, uno de los principales beneficios fisiológicos de la actividad física, como el entrenamiento de fuerza, es que, al hacer ejercicio, el cuerpo libera endorfinas. Éstas son sustancias químicas que ayudan a disminuir la percepción del dolor, ayudando a aliviar el estrés e incluso produciendo una sensación de euforia.

Un estudio publicado por el Journal of Anxiety Disorders comparó el ejercicio aeróbico y el entrenamiento de resistencia, y descubrió que ambos son eficaces para combatir la ansiedad, y que el entrenamiento de resistencia mejora especialmente los síntomas específicos del trastorno, la sensibilidad a la ansiedad, la tolerancia a la angustia y la intolerancia a la incertidumbre. [3] Otra investigación de otro estudio publicado por la revista Sports Medicine muestra que el entrenamiento de ejercicios de resistencia mejora significativamente los síntomas de la ansiedad, independientemente de si los participantes estaban sanos o tenían algún tipo de enfermedad física o mental. [4] Esto demuestra que el ejercicio, en particular el entrenamiento de fuerza y resistencia, puede ser beneficioso para cualquier persona que sufra de ansiedad, independientemente de sus circunstancias particulares, lo que lo hace generalmente eficaz para tratar los síntomas de ansiedad. Así que, si eres una persona ansiosa o estás pasando por momentos de tensión, ¡puedes intentar levantar algunas pesas para mejorar tu estado de ánimo y relajar tu cerebro!

Mejora tu autoestima

No es ningún secreto que el entrenamiento de fuerza te ayuda a conseguir un cuerpo más fuerte y esbelto, y esto puede hacer maravillas con tu autoestima, pero tal y como hablamos al principio, hacer ejercicio no se trata sólo de tu aspecto físico. Por supuesto, ver los progresos en el espejo es una sensación increíble y te anima a seguir adelante, pero la autoestima puede aumentar de muchas maneras diferentes cuando haces un entrenamiento de fuerza. Levantar pesas puede hacer que te sientas poderoso, independientemente de lo que ganes, simplemente porque te sientes lo suficientemente seguro de ti mismo como para hacer tu entrenamiento. Y esto se traduce en otros aspectos de tu vida, ayudándote a valorarte a ti mismo y a tus habilidades porque sabes que eres capaz. El fortalecimiento de tu confianza y el aumento de tu autoestima mediante el levantamiento de pesas puede ayudarte a mejorar tus relaciones interpersonales, así como tu relación contigo mismo. Y el entrenamiento con pesas, naturalmente, te hace más fuerte, ¡así que también tendrás más confianza física! Tanto si tienes que hacer diligencias todo el día, como si te estás mudando y tienes que empacar, desempacar y mover cajas, saber que eres capaz de hacerlo todo puede ser maravilloso para tu salud mental. Por supuesto, todo esto no quiere decir que no sea importante tener un aspecto estupendo, ¡porque no hay nada más estimulante que te guste lo que ves en el espejo! En definitiva, el entrenamiento de fuerza puede ser increíble para tu bienestar en todos los aspectos, desde la imagen corporal hasta la estabilidad mental.

Aumenta tu energía

El entrenamiento de fuerza requiere que te mantengas activo, ¡y esto puede hacer maravillas en tu vida diaria! La salud mental puede verse gravemente afectada por enfermedades, circunstancias complejas o incluso por pequeñas cosas que te molestan hasta el punto de sentir que no puedes ni levantarte de la cama. Al hacer ejercicio, puedes encontrar la fuerza para levantarte en esos días en los que no tienes ganas porque tus niveles de energía son más altos cuando te mantienes activo. Un buen entrenamiento también puede ayudarte a dormir mejor y más profundamente, lo que te permite descansar adecuadamente y albergar más energía para el día siguiente. Este aumento de energía mejora posteriormente tu estado de ánimo, ayudándote a pasar el día sin tener que esforzarte para hacer tus tareas básicas. Cuando todo se siente como un obstáculo, tu salud mental se ve afectada, por lo que ser capaz de levantarse y ponerse en marcha puede sentirse tan relajante, levantando ese peso de tus hombros que podría estar haciendo decaer tu estado de ánimo.

Te distrae de forma saludable

Cuando estás desanimado o sientes que tu salud mental no es la mejor, tu cerebro trata de encontrar una manera de aliviar esos sentimientos negativos. Esto se conoce como estrategias de afrontamiento, que te ayudan a gestionar tus emociones, ¡y el ejercicio es uno de los mejores y más saludables que puedes utilizar! Cuando tienes muchas cosas en la cabeza, levantar unas pesas y mover el cuerpo puede ayudarte a distraerte y a concentrarte sólo en tus movimientos. Esto no sólo es cierto para esos momentos en los que estás decaído, ¡también puedes utilizar el entrenamiento de fuerza como una distracción saludable cuando estás aburrido! No es necesario que te sientas triste o ansioso para necesitar una distracción, puede que simplemente tengas mucho tiempo libre en tus manos. Algunas personas se quedan en la cama y ven películas todo el día mientras comen sus bocadillos favoritos, y aunque esto no es necesariamente malo, convertirlo en tu distracción favorita todo el tiempo podría no ser la opción más saludable para ti. Por eso, tener un par de mancuernas o un juego de bandas de resistencia en casa puede ser muy útil. No necesitas salir de tu casa para hacer un poco de entrenamiento de fuerza, puedes simplemente tomar las pesas y dirigirte a tu sala de entrenamiento favorita o a tu patio trasero y hacer tus ejercicios favoritos para darle a tu mente un buen descanso. ¡No sólo estarás manteniendo tu cuerpo activo y tu sangre fluyendo, sino que también te sentirás mejor contigo mismo sabiendo que estás cuidando tu cuerpo!

En definitiva, el entrenamiento de fuerza puede ser un gran estímulo para el estado de ánimo, ¡y cualquiera puede beneficiarse de él! Dar prioridad a la salud mental es siempre esencial si quieres vivir una vida larga y saludable, así que cuidar de tu estabilidad mental debería ser siempre importante. Y si acabas descubriendo que el entrenamiento de fuerza no es realmente para ti, no te preocupes, ¡hay muchas actividades y tipos de ejercicio que puedes probar! Cardio como caminar o correr, yoga, deportes en equipo... No importa si es de baja o alta intensidad, depende de ti y de lo que te resulte más cómodo, después de todo, ¡tu salud mental prospera cuando haces algo que te gusta!