Por Qué es Importante la Hidratación

Te contaremos todo lo que necesitas saber sobre la importancia del agua y cómo beber más, para que puedas evitar todos los efectos negativos de la deshidratación.

Por Qué es Importante la Hidratación
Photo by engin akyurt / Unsplash
María Rubio María Rubio
6 min read

Cuando llega el verano y hace tanto calor como para freír un huevo al aire libre, es importante que te cuides especialmente a ti y a tu cuerpo. Usa suficiente protector solar en la cara y el cuerpo, compra esa tan necesaria sombrilla que has estado buscando y, lo más importante, ¡mantente bien hidratado!

Si eres un ávido lector de este blog, entonces sabes que siempre hablamos de cómo mantenerse hidratado es clave para alcanzar tus metas de fitness y estar saludable en general. Pero incluso si eres nuevo aquí, no es ningún secreto que el agua es una necesidad en la vida de todo el mundo por muchas razones diferentes, sobre todo si estás constantemente sudando, ya sea por el clima caliente o un entrenamiento duro.

Para ayudarte a prevenir la deshidratación durante tu viaje de fitness y en general, estamos aquí para explicarte la importancia de beber agua, así como la cantidad que deberías beber diariamente. Además, ¡te daremos algunos consejos sobre cómo beber más agua para que puedas cumplir con tu objetivo diario de agua sin tener que luchar!

¿Por qué debes mantenerte hidratado?

Esta es la pregunta del millón porque la mayoría de la gente sabe que debe mantenerse hidratada, pero no sabe exactamente por qué. Por eso, no todo el mundo le da al agua la importancia que se merece, ¡pero unos pocos sorbos de agua al día no mantendrán tu cuerpo totalmente hidratado!

El agua se encuentra en todo el cuerpo, desde la cima de la cabeza hasta la punta de los pies, por dentro y por fuera. Cada una de las células la necesita para funcionar correctamente, lo que significa que todos tus órganos tienen agua que desempeña un papel importante:

  • Los riñones regulan los niveles de agua en el cuerpo y la utilizan para limpiar y eliminar los residuos de la sangre y expulsarlos en forma de orina
  • El cerebro utiliza el agua para que las células cerebrales se comuniquen claramente entre sí, lo que favorece la concentración, la memoria a corto plazo y la mejora del estado de ánimo, entre otras cosas
  • El tracto gastrointestinal, que incluye el estómago, necesita agua para facilitar la digestión y evitar el estreñimiento, así como para absorber correctamente los nutrientes

… ¡Y mucho más! Además, el agua puede ser tu mejor amiga si estás en un viaje de pérdida de peso o quieres mantener un peso saludable, ya que suprime naturalmente el apetito y mejora tu metabolismo. Esto significa que beber suficiente agua puede ayudar a evitar comer en exceso y quemar más calorías en reposo al mismo tiempo.

Si eres una persona activa, tanto si estás en un viaje de fitness como si tienes un trabajo o estilo de vida exigente, o tal vez simplemente vives en un clima muy caluroso, el agua se vuelve mucho más importante. Una buena cantidad de agua se pierde a través del sudor, por lo que es necesario mantenerse correctamente hidratado para mantener un ciclo saludable en lugar de simplemente sudar, deshidratarse y colapsar.

No sólo eso, sino que el agua también mantiene tus niveles de energía altos, ayuda a regular tu temperatura corporal, favorece el desarrollo muscular y mantiene tus articulaciones lubricadas. Por lo tanto, si eres una persona activa, asegúrate de tener una botella de agua contigo en todo momento para poder mantenerte hidratado antes, durante y después de cualquier actividad física para asegurarte de que puedes maximizar tu rendimiento y cuidar tu cuerpo a la vez.

¿Cuánta agua deberías beber?

Probablemente hayas oído hablar de la regla del 8x8: beber ocho vasos de agua de 8 onzas al día para mantenerse hidratado. La cuestión es que... ¡esa regla no es del todo exacta!

La regla 8x8 equivale a unos 2 litros de agua al día, y aunque es una gran guía general, todo el mundo es muy diferente. Todos tenemos cuerpos, necesidades y estilos de vida distintos. Estos son algunos aspectos que debes tener en cuenta cuando se trata de la cantidad de agua que necesitas:

  • Nivel de actividad: ¿Eres muy activo? ¿Sudas mucho o gastas mucha energía durante el día? Entonces definitivamente necesitas más agua que otros
  • Ubicación: Si vives en un clima caluroso o seco o en lo alto de las montañas, es posible que necesites más agua que las personas de climas más moderados
  • Alimentación: Algunas personas tienen dietas muy hidratantes (mucha fruta y verdura), pero si tu dieta consiste en muchos alimentos salados, azucarados o con cafeína, entonces necesitas más agua para compensar
  • Salud: El agua no sólo se pierde con el sudor y la orina, sino también con los vómitos y la diarrea. Algunas condiciones médicas también requieren beber más agua, como la diabetes, o si tu medicación diaria incluye diuréticos

Según el Instituto de Medicina, la ingesta total de agua debe ser de 3,7 litros (125 onzas) para los hombres y de 2,7 litros (91 onzas) para las mujeres. [1] Esto incluye todos los líquidos y alimentos que se consumen durante el día, por lo que es muy importante tener en cuenta la dieta y no sólo el agua.

En general, seguir la regla 8x8 está perfectamente bien siempre que no pierdas mucha agua a través de la orina, el sudor o de cualquier otra forma. Incluso puedes arreglártelas sin beber los 8 vasos diarios, pero intenta siempre mantener tus niveles de agua bajo control evaluando tu estado de salud general y tu estado de ánimo. ¿Te sientes malhumorado, mareado o desconcentrado de repente? Entonces busca tu botella de agua, ¡puede que se trate de una deshidratación leve!

Consejos para beber más agua

Ahora que ya sabes lo importante que es el agua, el siguiente paso es asegurarte de que estás metiendo toda esa agua en tu cuerpo. No todo el mundo está acostumbrado a beber agua, algunos luchan más que otros, así que aquí hay algunas maneras de ayudarte a beber más agua:

Lleva siempre contigo una botella de agua reutilizable

Es más fácil olvidarse de beber agua si no la tienes justo frente a ti, por lo que llevar una botella de agua reutilizable contigo en todo momento es un gran truco para mantenerte hidratado.

Puedes asegurarte de que disfrutas aún más de la experiencia eligiendo una botella de agua que te guste con un diseño bonito o una que esté marcada con onzas u horas para que puedas ver tu progreso diario más fácilmente. ¡Incluso puedes ponerle pegatinas motivadoras o de colores! Lo importante es que siempre lleves una botella llena, vayas donde vayas.

Añádele un poco de sabor

El agua saborizada puede hacer que la experiencia sea mucho más agradable, ya que el agua simple puede resultar aburrida muy rápidamente, especialmente si no disfrutas particularmente de su consumo.

Puedes comprar agua aromatizada en el supermercado si lo deseas, siempre teniendo en cuenta los azúcares añadidos no deseados, ¡pero puedes ir por el camino natural y económico y añadirle sabor tú mismo en casa! Añade unas gotas de limón o corta unas fresas y añádelas a tu botella de agua. Puedes ir más allá y añadir diferentes frutas con algunas hierbas, como la menta, para hacerla más deliciosa y agradable, ¡tú decides!

Lleva un control de tu consumo de agua

Hay diferentes maneras de llevar un control de la ingesta de agua para asegurarte de que bebes lo suficiente y de que no te olvidas de hacerlo a lo largo del día.

Por ejemplo, puedes descargar una aplicación de seguimiento del agua que te recuerde que tienes que beber agua y que lleve la cuenta de la cantidad que has bebido en el día. O bien, puedes seguir el camino manual y llevar una lista en un cuaderno o en una pizarra con la cantidad de onzas que has bebido y las que te faltan. ¡Esta es una buena manera de recordar que debes beber agua porque te estás fijando un objetivo visual!

Añade más frutas y verduras a tu dieta

Llevar una dieta hidratante significa comer alimentos ricos en agua, como las frutas y las verduras, porque pueden ayudar a mantener la ingesta de agua para no tener que beber tantos vasos al día.

Si has comido sandía antes, ya sabes lo acuosa que es. De hecho, la sandía tiene un 91% de agua, lo que es estupendo para tu cuerpo, y otras frutas como el melón cantalupo y el melón dulce son igualmente hidratantes. En cuanto a las verduras, la lechuga, el apio y el calabacín son increíblemente hidratantes, ya que tienen hasta un 96% de agua. ¡Así que asegúrate de incluir en tu dieta muchas ensaladas, batidos y tazones de fruta!

Bebe un vaso de agua a ciertas horas

Crear hábitos puede ser difícil al principio, pero una vez que te acostumbres a ellos, será algo natural. ¡Un buen hábito para beber más agua es beber un vaso lleno de agua en momentos específicos del día!

Por ejemplo, bebe un vaso de agua tan pronto como te levantes. Siéntate, haz un buen estiramiento y bebe tu primer vaso de agua del día. Si usas una botella de agua reutilizable, puedes medirlo por onzas, por ejemplo, beber 8 onzas de inmediato. Otra buena idea es beber un vaso de agua antes de comer, de esta manera te quitas la sed disfrazada de hambre y le das a tu metabolismo un pequeño empujón, todo mientras te mantienes hidratado.

Haz del agua tu nueva mejor amiga

Si haces de beber suficiente agua un hábito, empezarás a ver los beneficios muy rápidamente. Una mente clara, una piel clara, una orina clara... ¡todo! Y si eres una persona activa con metas de desarrollo muscular o de pérdida de peso, el agua te ayudará a conseguirlo más rápidamente aumentando tu metabolismo, ayudando a absorber y transportar los nutrientes necesarios por todo tu cuerpo y apoyando tus niveles de energía. ¡Así que ve a llenar esa botella de agua!